EDITORIAL DIARIO CRONICAS - MERCEDES, SORIANO, URUGUAY
DIARIO CRONICAS
ACERCA DE LA EMPRESA  .  CONTACTO  .  SITIO ANTERIOR
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
DIARIO CRONICAS GENERAL ECONOMIA ACONTECIMIENTOS EDITORIAL DEPORTES
DIARIO CRONICAS ACONTECIMIENTOS NOTICIA
COMPARTIR ESTA NOTICIA:
Sucesos y Noticias que Deben Conocerse (7) - Esc. Alfonso G. Arias
19 ago 2021 | COMISION DE SALUBRIDAD E HIGIENE - I

Quienes hoy disfrutamos de las comodidades de la vida moderna y de todas las ventajas que se nos proporcionan por las autoridades, tomando en consideración los distintos reclamos que vecinos y porque no, también barrios enteros les realizan, posiblemente no tengan idea de que no siempre fue así.

Desde las primeras épocas en que la población comenzó a delinearse fue necesario atender los distintos problemas de todo tipo que se iban planteando, ante la ausencia de casi todo, desde la falta del agua necesaria para atender las necesidades hogareñas, hasta las imperfecciones del propio terreno, que abundaba en sus calles en pendientes, pozos y barriales.

El agua estancada en los diferentes desniveles, los distintos hilos de la misma que se descolgaban desde las zonas más elevadas, socavando permanentemente, y cada vez en lugares más profundos, la propia superficie de las calles hasta formar zanjas de difícil cruce, producían en los habitantes del lugar la necesidad de reclamar su arreglo o tratar de solucionar los mismos, directamente o a través de los reclamos necesarios ante las autoridades. 

Recordemos que durante largo tiempo, el límite este del damero que sería la zona urbana, se establecía en la famosa Zanja, la que tuvo diversas denominaciones a través del tiempo, siendo la última de ellas la de “Zanja Padilla” debido a que un conocido militar de ese apellido se domiciliaba en una casa de la esquina de calles Paysandú y Varela actuales. 

Fue conocida también como la Cañada de Sandú Chico, como la zanja de Espinosa o también con otras denominaciones, lugar o extensión que a pesar de carecer de una construcción que significara un muro limitante, hacía que todo lo que estuviera ubicado al este de esa famosa Zanja, se considerara como “extramuros”, lo que se aprecia en distintas escrituras de notarios colegas, extendidas en épocas no tan lejanas (a fines del 1800 por ejemplo).

También hacia el lado opuesto, hacia el oeste, sucedía algo semejante, pues varias veces hemos publicado las reflexiones de un viajero que tuvo la desdicha de desembarcar en lo que sería el Muelle (hoy Puerto) y describe las peripecias que debió sortear para llegar a los hoteles que estaban en la propia costa (en particular hasta el Hotel Navarro) ubicado éste, decía, en la esquina oeste de las calles hoy Colón y Avenida Asencio.

Describió aquel pormenorizadamente como tuvo que cruzar la hoy calle Dr. Braceras, una de las últimas entonces hacia el oeste, pensando hasta en contratar un bote para pasar a la otra especie de vereda de la manzana contigua. 

Por eso lo que indicamos en el primer párrafo de esta nota pues hoy no tenemos ni idea de cómo se apreciaban y eran las calles de Mercedes en 1883.

(Está tomado de una nota enviada  en ese año, por un cronista visitante, a su diario en Montevideo, quien “en tono jocoso – serio” transcribe sus peripecias, dejándonos mal parados)

Tiempo antes, en 1873 se publicaba en el periódico “La Regeneración” el pedido de vecinos que decían que trasmitieran a la Junta que en un gran lagunón en la calle 25 de Mayo entre Paysandú y Montevideo se aprecian una gran cantidad de sapos y ranas muertos, en un espacio en que falta la vereda, casa de Salvador Fuentes. 

También por esos tiempos, en la prensa se notificaba a la Junta, por los preocupados vecinos, para que concurran a la calle Montevideo, pasando Dolores, a dos cuadras de la plaza, “calle por la que sólo pueden pasar los pájaros”.

Iremos mencionando entonces algunos de los reclamos que hemos ubicado en distintas épocas, sobre la necesidad de solución de problemas que atentaban contra la propia salud del vecindario y también las medidas que debieran tomarse para arreglar distintos inconvenientes.

   En determinado momento fue preciso constituir una Comisión de Salubridad, la que se encargaba de trasmitir a quien correspondiera, todas las necesidades y atender todas las quejas del vecindario, las que no eran pocas, y para esos fines se constituyeron distintos equipos que recorrían casa por casa, observando las necesidades y anotando las quejas para presentar sus informes a las autoridades.

También hemos mencionado en notas anteriores un informe del Dr. Serafín Rivas, que reclamaba por un pantano frente a la casa de la familia Victoria (en calles Cerro Largo – hoy  Fcio. Sánchez- e Ituzaingó, pleno centro hoy), atribuyéndole al mismo la causa de que en esa familia se encontraran tres niños enfermos de tifus, por las miasmas que se propagaban desde ese lugar.

En esa misma época (año 1873) una de estas comisiones denuncia entre otras irregularidades, pantanos en las calles Soriano, Montevideo y Mercedes (hoy Detomasi, Giménez y C. y Careaga resp.), sin duda producto de los desbordes de la referida cañada o zanja Padilla. (surge del expediente Nº. 24 de aquel año, de la Junta Económica Administrativa).

Otro problema que se presentaba a diario, era el relacionado con la instalación y limpieza de las letrinas, que abundaban en la mayoría de las propiedades, las que al estar mal construidas se desbordaban en muchas ocasiones, produciendo problemas de fetidez y acumulación de materia. 

Justamente para atender estos problemas se abre una licitación y se presentan varios oferentes proponiendo sistemas diferentes para la limpieza de las letrinas, diciendo realizarlas con “carros atmosféricos”, preparados especialmente para la extracción y eliminación de esos problemas, tirando luego lo extraído en el arroyo Dacá o a más de 20 cuadras del centro - (Exp. 75 del año 1874) - licitando varios interesados: fueron ellos Román López,- Empresa “La Oriental” de A. Dossit- Langeare y Jeandret con 3 propuestas distintas,- otra Sociedad Anónima,-  y Juan Welter, vecinos de Montevideo,- como también Miguel Arguello vecino de ésta ciudad, a quien se le adjudica finalmente).

Se aprecia que constituía un buen negocio, aunque no muy limpio, pues se estaría aplicando en forma intensa en Montevideo según los numerosos interesados que surgen de esa lista, quienes ya estarían desempeñando ese trabajo en la capital.

Poco después según surge del Exp. 05 del año siguiente 1875,  Arguello se siente agraviado por una resolución de la Junta “que no le permite seguir lavando las pipas (toneles) y carros que utiliza en aquel trabajo, en el río  en el sitio en que lo hace, ni estacionar esos útiles en el terreno en que lo hacía, por quejas de los vecinos por el mal olor y por informe del Médico de Policía que lo considera malo para la salud”.

Otros focos de enfermedades y epidemias lo constituían los Estaqueaderos y Salazones de Cueros, que estaban diseminados dentro de lo que sería la zona urbana, a lo que deberían sumarse los Corralones con el encierro de numerosos caballos y la acumulación en ellos de los forrajes necesarios para su alimentación, como también de las evacuaciones de los mismos, las que se acumulaban, recordando que ese era el medio más utilizado para movilizarse las familias, que lo hacían en carruajes tirados por equinos. 

Se utilizaban también los mismos como carruajes de alquiler y también en esos corralones se dejaban los caballos que venían uncidos a las diligencias y que se encontraban cansados o agotados, cambiándose por otros para seguir sus recorridos.

Pero lo que sin duda representaba una constante queja y periódicos reclamos de los vecinos era la famosa “Zanja Padilla”, que si bien en general la ubicamos en la calle Varela, se iniciaba en la zona de Espinosa y Gomensoro en sus cruces con Ansina actuales, discurriendo el curso de las aguas, cada vez más acelerada y abundantemente y recogiendo más caudal de los distintos desniveles que iban aportando lo suyo.

Conocemos actualmente como se desbordan las calles, hoy con buen pavimento y desagües, Manuel Oribe, Varela y Gomensoro que reúnen las corrientes de las caídas de calles Fcio. Sánchez, Rodó e Ituzaingó, lo que nos permite imaginarnos lo que significaría realizar sus cruces en aquellos tiempos en que el pavimento era de tierra y granza, constituidos en lodazales y en tremendos barriales, oquedades y huellones. 

 Son representativos de lo comentado lo que se decía en diarios de la época: por ejemplo en el “Chaná” del 1 de octubre de 1896 bajo el título ”Zanjones” varios vecinos piden “el arreglo de la calle Montevideo (hoy Giménez) desde la esquina de Dolores (M. Oribe hoy) hacia el este, por no poder transitar ni a pié, ni a caballo, ni en coche, ni en ferrocarril, ni de ningún modo y no guarda armonía con las demás calles de Mercedes. Pronto tendremos luz eléctrica y tendremos una Iglesia, tal vez la primera de la República. Que la autoridad haga desaparecer esos zanjones, afrenta para Mercedes”.

Pero antes, en “La Voz del Pueblo” del 10 de abril de 1891 – Nº. 28 , se dice: “…arreglo de las calles, prédica que se ha perdido en el desierto, teniendo el ejemplo de calles céntricas como la de Montevideo que en ocasión sirve de improvisado cementerio para perros y gatos muertos y también para cualquier “matungo” que clava el pico agobiado por la necesidad. Los inmensos yuyales que cubren dichas calles son una amenaza constante para el vecindario, durante las horas de la noche, pues en ellos pueden esconderse fácilmente los criminales que andan a la pesca de oportunidades para ponerse en acción en el momento dado”….

Como se aprecia no era nada halagüeña la vecindad en aquellos tiempos. Además sumado a todo esto se debía hacer frente a las periódicas crecidas del río Negro que invadía distintas zonas de la ribera, ocasionando perjuicios de toda índole y propiciando las distintas epidemias de tifus, viruela, fiebre amarilla y cólera que cada tanto visitaban estos lugares.

COMPARTIR ESTA NOTICIA:
CRONICAS FM
El tiempo - Tutiempo.net
NOTICIAS BREVES
Uruguay registra una recuperación de su actividad económica y el desempleo bajó hasta el 8% según el informe de Actividad, Empleo y Desempleo del Instituto Nacional de Estadística. Los datos indican que el número de desocupados en octubre en Uruguay varió a 143.0000 personas, de las 167.000 registradas en el mes de setiembre.
El CODICEN resolvió otorgar “la potestad de que cada centro educativo, de acuerdo a la realidad del departamento en el que se ubique, a autorizar la realización de los actos de clausura, cierre de actividades y actos de colación. Además “dispuso que estas celebraciones deberán efectuarse por grado o nivel educativo de acuerdo con las características de cada establecimiento, aplicando los protocolos sanitarios correspondientes, siendo de uso obligatorio el tapabocas para todas las personas que asistan.
ANCAP cerró el tercer trimestre con ganancias por 98 millones. Los resultados se dieron a conocer este martes en un taller para periodistas y líderes de opinión en el que participaron las principales autoridades de la empresa petrolera estatal.
Este martes se realizó la presentación del programa "Yo estudio y trabajo". El ministro de Trabajo, Pablo Mieres, destacó que esta edición del proyecto "ha tenido una importante repercusión en los distintos organismos del Estado al punto de que al día de hoy estamos en 650 becas".
La Comisión de Salud de la Cámara de Representantes acordó debatir acerca del proyecto de ley sobre cuidados paliativos en los primeros días de diciembre y en 2022 sobre la eutanasia en Uruguay.
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
   
DIARIO CRONICAS
 
DIARIO CRONICAS
Dir.: Colón 176, Mercedes
Tel.: (598) 4532 5310
Email: diariocronicas@adinet.com.uy
GENERAL
ECONOMIA
ACONTECIMIENTOS
EDITORIAL
DEPORTES
NECROLOGICA
COPYRIGHT©2022 - EDITORIAL DIARIO CRONICAS
DISEÑO DE PAGINAS WEB DISEÑO DE PAGINAS WEB