EDITORIAL DIARIO CRONICAS - MERCEDES, SORIANO, URUGUAY
DIARIO CRONICAS
ACERCA DE LA EMPRESA  .  CONTACTO  .  SITIO ANTERIOR
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
DIARIO CRONICAS GENERAL ECONOMIA ACONTECIMIENTOS EDITORIAL DEPORTES
DIARIO CRONICAS ACONTECIMIENTOS NOTICIA
COMPARTIR ESTA NOTICIA:
Pantallazos de Otro Tiempo
18 jun 2020 | DOBLE TRIUNFO URUGUAYO - II - Esc. Alfonso Arias

Como continuación de la nota anterior titulada “Doble Hazaña hace 90 años”, realizamos ésta que será probablemente la última de la serie “Pantallazos de otro tiempo”, estableciendo una compilación de datos y detalles de lo que fue la realización de aquel primer Campeonato Mundial de Fútbol y lo que significó para Uruguay.

Debido al auge que iba comenzando a tener el juego del fútbol a nivel mundial, escasamente desarrollado en los Juegos Olímpicos y poco antes instalado en ellos, se impulsó la idea de realizar encuentros a nivel mundial sólo de este deporte, el que comenzaba a despertar un interés especial y a reunir verdaderas multitudes siguiendo cada uno de sus encuentros.

En forma especial los Torneos Olímpicos de 1924 y 1928 habían impulsado aún más el interés de los aficionados de los distintos países de poder ver un Campeonato Mundial que reuniera a los mejores equipos de futbolistas, que entonces se consideraban aficionados.

A raíz de ello, al formarse la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación), su presidente Jules Rimet interesó a dirigentes de diversas federaciones para poder implantar una disputa a ese nivel, que pugnarían por inscribir el nombre de su país en la Copa que luego se designaría con el nombre de aquél, confeccionada en oro.

Para los Juegos Olímpicos de 1932, por discrepancias entre distintos Comités, no se incluyó al fútbol entre los deportes que disputarían las distintas disciplinas, por lo que se realizó una consulta a distintas federaciones, decidiéndose la disputa de un torneo especial de carácter mundial que llevaría ese nombre de “Campeonato Mundial de Fútbol”, a disputarse cada cuatro años y entre las fechas de cada Juego Olímpico.

Varios países se interesaron en la organización de ese primer torneo que se disputaría en 1930, siendo ellos Italia, Hungría, España, Países Bajos, Suecia y también Uruguay que, aparte de estar en la cumbre de ese deporte en esos momentos por la obtención de los Campeonatos Olímpicos de 1924 (París) y 1928 (Ámsterdam), celebraría el Centenario de la Jura de la Constitución.

Aprobada su candidatura en 1929 se designó a nuestro país para sede de ese primer torneo Mundial de Fútbol, desairándose a Barcelona que recién había terminado de construir un estadio con gran capacidad. Eso trajo el disgusto de algunas naciones que, teniendo desgastadas sus economías por la reciente guerra, deberían trasladar sus equipos en navíos a través del mar a gran distancia, hacia un país muy alejado.

Con todo se reafirmó la designación como sede de Uruguay y por supuesto a la capital del mismo (Montevideo), pero aquí se carecía prácticamente de canchas que tuvieran una mínima capacidad para albergar a la cantidad de aficionados que se suponía seguirían los encuentros.

Rápidamente las autoridades y el pueblo todo apoyó la organización de lo que correspondía, para dotar a Montevideo de un escenario acorde con la entidad del torneo a realizarse, decidiéndose la construcción de un estadio en un descampado  del “Parque de los Aliados”, hoy “Parque Batlle”, realizándose licitaciones y encargándose de la dirección de la obra al Arquitecto Juan Scasso, las que comenzaron a gran ritmo, pero numerosas y abundantes lluvias, constantes hilos de agua que surgían del terreno, distintas alturas del suelo que debían nivelarse y teniendo en cuenta que en esa época no se contaba con maquinaria de la que hoy se utiliza, hizo que los trabajos se demoraran y llegada la fecha del comienzo del certamen (13 de julio de 1930) se debió utilizar otros dos escenarios transitorios, que fueron la Cancha de los Pocitos del Club Peñarol (la que estuvo ubicada en calles Cnel. Alegre entre Charrúa y Silvestre Blanco) y el Parque Central del Club Nacional para los primeros encuentros.

El Arq. J. Scasso y colaboradores bajo las tribunas que comenzaban a elevarse formando el círculo del Estadio.

Recién el día 18 de julio se pudo inaugurar el Centenario, coincidiendo con la fecha patria, con el partido entre Uruguay y Perú, ganado por los celestes por 1 a 0 a pesar de lo cual no conformó la actuación del equipo.

Posteriormente la mayoría de los demás encuentros se realizaron en aquel Estadio construido a propósito para este gran torneo, a pesar como ya dijimos que quedaban detalles por terminar en la parte exterior del mismo, la que lució rodeada de andamios en la fecha de la inauguración.

La vieja cancha de Los Pocitos (de Peñarol), que se utilizó entre 1921 y 1942, sirvió para la disputa del primer encuentro del Mundial del 30.

El torneo comenzó el 13 de julio con dos encuentros disputados a la misma hora: Francia venció a México por 4 a 1 en cancha de Los Pocitos, mientras que Estados Unidos ganaba a Bélgica por 3 tantos a 0 en partido jugado en el Parque Central.   

El primer gol del campeonato fue logrado por el francés Lucien Laurent en aquel encuentro.

Al día siguiente Rumania venció a Perú por 3 a 1 (en Los Pocitos) y Yugoslavia a Brasil por 2 a 1, mientras que el día 15 de julio Argentina ganaba a Francia por 1 a 0 y Chile ganaba 3 a 0 a México el día 16.

Equipo de Brasil que quedó prontamente eliminado de la competencia.

Seguía la lid el 17 de julio enfrentando a Yugoslavia 4 con Bolivia 0 y Estados Unidos 3 y Paraguay 0- disputándose todos estos partidos (salvo los 2 que se indicaron) en el Parque Central del Club Nacional.

El 18 de julio, adhiriéndose a la fecha patria, se inauguró el Estadio Centenario, apretujándose los espectadores, no dejando espacio sin llenar y calculándose en más de 40.000 personas las que concurrieron a presenciar el debut de Uruguay que si bien ganó a Perú, según dijimos, no convenció.

Un día después, dos encuentros señalaron estos resultados: Chile 1- Francia 0 y Argentina goleó a México por 6 tantos a 3. Nuevamente los montevideanos se volcaron al Centenario, pero también lo hicieron más de 10.000 argentinos que vivaban a su equipo albiceleste.

No había descanso para el piso de césped del field y el día 20 otros dos partidos continúan la disputa del torneo: Brasil goleó a Bolivia en 4 tantos a 0, mientras que Paraguay derrotó agónicamente a Bélgica por 1 a 0.

El equipo uruguayo se presenta nuevamente el 21 de julio, derrotando ampliamente a Rumania por 4 tantos a 0, estando nuevamente pobladas todas las tribunas y los taludes, habiendo espectadores hasta en la Torre de los Homenajes.

Uruguay accedía entonces a una de las semifinales.

Comprendida su erección en el proyecto del Estadio, significó un símbolo de triunfo, enarbolándose en su mástil la bandera Uruguaya al campeonar en ese Torneo.

Recordamos que entre los jugadores de Uruguay, sobresalieron José Leandro Andrade, nombrado como “La maravilla negra” por su agilidad y por haber sido el primer futbolista de raza negra que luciera en este deporte, como también mencionamos a Héctor Castro, deportista manco, que siempre se destacara  en dicha actividad.

Equipo argentino que disputó la final con nuestro seleccionado, destacándose entre sus jugadores Guillermo Stábile, hábil jugador, luego director técnico de posteriores selecciones, como también Carlos Peuselle, Paternóster,Varallo  y Monti.

Aprovechando la presencia de miles de argentinos y ansiosos los uruguayos por ver a quienes preveían como los adversarios más difíciles, vuelven a colmar el Estadio para presenciar el partido en que Argentina gana a Chile por 3 tantos a 1, el que se disputó el día 22 de julio. Con este resultado Argentina era semifinalista.

Durante todos los encuentros el Estadio Centenario mostraba un lleno total y los espectadores, apretados contra  el bajo alambrado perimetral, seguían las incidencias de los juegos con total corrección.

Mientras que Estados Unidos y Yugoslavia con dos triunfos cada uno en sus respectivas series ya habían alcanzado esa misma clasificación.

Luego de un corto descanso, el 26 de julio Argentina apoyado por sus hinchas goleó a Estados Unidos por 6 tantos a 1 y al día siguiente Uruguay, alentado por sus miles de compatriotas, también derrota a Yugoslavia por 6 goles a 1 de los eslavos. Es de imaginar como se mirarían las dos falanges de ambas orillas del Plata que debían dirimir este Primer Campeonato del Mundo, en cuyo transcurso habían demostrado la validez de su juego.

Rodeados por un espectacular marco de aficionados, un jugador uruguayo celebra la conquista de un gol  frente al arco porteño.

Llegó finalmente el día del memorable encuentro final del Primer Campeonato Mundial de Fútbol, con el enfrentamiento de los dos poderosos rivales que ante un público estimado en más de 50.000 personas se enfrentaban en el recién inaugurado field del Estadio Centenario.

El encuentro fue disputado ardorosamente comenzando a dominar Uruguay y conquistando el primer tanto Pablo Dorado; la alegría duró poco pues sucesivamente anotan para los argentinos Peucelle y Stábile, terminando el período con Argentina adelante por 2 tantos a 1.

Los celestes no se arredran y en el período suplementario, conquistas de P. Cea, S. Iriarte y finalmente Héctor Castro dirimen la brega a favor de Uruguay que obtiene el triunfo por 4 a 2 y por ende el Primer Campeonato del Mundo.

Se recuerda aquí aquella famosa frase que pasó a la historia, que pronunciara Cea dándole un certero pase a H. Castro para que este convirtiera el gol en los últimos minutos de una olimpíada, lo que aseguraba el resonante triunfo uruguayo y frase que aún perdura : “tuya Héctor”.

Guillermo Stábile, defensor de Argentina, de gran personalidad, fue el goleador del torneo totalizando 8 tantos, mientras que nuestro Pedro Cea obtuvo 5.

Francisco Varallo un jovencito que defendiera a Argentina como entreala derecho con apenas 20 años de edad, fue el último sobreviviente de quienes participaron en el torneo, falleciendo con 100 años de edad el día 30 de agosto de 2010 en la ciudad de La Plata.

El equipo uruguayo triunfador del primer Campeonato Mundial de Fútbol entonces de carácter amateur y que venciera en la final por 4 tantos a 2 al equipo argentino:

Figuran en la foto de izquierda a derecha; Parados: “Matucho” Fígoli -(kinesiólogo), Alvaro Gestido, José Nazazzi, Enrique Ballesteros, Ernesto Mascheroni, Josè Leandro Andrade y Lorenzo Fernández.    Hincados: Pablo Dorado, Héctor Scarone, Héctor Castro, José Pedro Cea  y Santos Iriarte.

La Vuelta Olímpica.

Los celestes, luego de sus triunfos Olímpicos del 24 y del 28, impusieron el hecho de rodear internamente la cancha en forma agrupada, saludando al público en cada ocasión, lo que popularizó esa actitud en el futuro.

Como dato curioso diremos que no se jugó el encuentro por el tercer puesto, el que se le concedió a Estados Unidos por diferencia de goles, por el hecho de no querer disputarlo Yugoslavia por haber tenido quejas sobre el arbitraje en un partido anterior.

Enloquecidos por el triunfo, el público uruguayo recorre la avenida principal de Montevideo, celebrando la conquista del Mundial, pobladas calles y veredas a su paso.

Finalizamos con esta nota esta serie, interrumpiendo por un tiempo nuestra comunicación con los lectores a quienes agradecemos su tolerancia.

 
COMPARTIR ESTA NOTICIA:
CRONICAS FM
El tiempo - Tutiempo.net
NOTICIAS BREVES
Uruguay registra una recuperación de su actividad económica y el desempleo bajó hasta el 8% según el informe de Actividad, Empleo y Desempleo del Instituto Nacional de Estadística. Los datos indican que el número de desocupados en octubre en Uruguay varió a 143.0000 personas, de las 167.000 registradas en el mes de setiembre.
El CODICEN resolvió otorgar “la potestad de que cada centro educativo, de acuerdo a la realidad del departamento en el que se ubique, a autorizar la realización de los actos de clausura, cierre de actividades y actos de colación. Además “dispuso que estas celebraciones deberán efectuarse por grado o nivel educativo de acuerdo con las características de cada establecimiento, aplicando los protocolos sanitarios correspondientes, siendo de uso obligatorio el tapabocas para todas las personas que asistan.
ANCAP cerró el tercer trimestre con ganancias por 98 millones. Los resultados se dieron a conocer este martes en un taller para periodistas y líderes de opinión en el que participaron las principales autoridades de la empresa petrolera estatal.
Este martes se realizó la presentación del programa "Yo estudio y trabajo". El ministro de Trabajo, Pablo Mieres, destacó que esta edición del proyecto "ha tenido una importante repercusión en los distintos organismos del Estado al punto de que al día de hoy estamos en 650 becas".
La Comisión de Salud de la Cámara de Representantes acordó debatir acerca del proyecto de ley sobre cuidados paliativos en los primeros días de diciembre y en 2022 sobre la eutanasia en Uruguay.
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
   
DIARIO CRONICAS
 
DIARIO CRONICAS
Dir.: Colón 176, Mercedes
Tel.: (598) 4532 5310
Email: diariocronicas@adinet.com.uy
GENERAL
ECONOMIA
ACONTECIMIENTOS
EDITORIAL
DEPORTES
NECROLOGICA
COPYRIGHT©2022 - EDITORIAL DIARIO CRONICAS
DISEÑO DE PAGINAS WEB DISEÑO DE PAGINAS WEB